domingo, 26 de febrero de 2012

Tutorial apliqué fácil y económico


Voy a explicaros como hago yo las aplicaciones que, por ser demasiado grandes o pequeñas, no hago con entretela de doble cara ni lapices o rotuladores transfer. Este es el método japonés por excelencia. Métodos hay miles pero lo que mas atrae de este es que está al alcance de cualquiera ya que no hay que utilizar artículos especiales o tan sofisticados que no en todas partes puedes encontrar.
Materiales necesarios:
Telas
Patrones
Lápiz
Rotulador al agua
Papel de horno, tipo Albal o marcas blancas, este en concreto lo compré en Lidl, serviría cualquier tipo de papel, incluso folios, pero el de horno calca estupendamente, se recorta muy facilmente y no tiene un tamaño limitado.


Calcamos el motivo a aplicar y lo recortamos utlizando la parte vaciada para dibujar el contorno en la tela de fondo.


Aquí podemos ver como la parte vaciada nos sirve siempre para situar el contorno en la tela de fondo. A la hora de calcar el patrón, en este caso es muy, muy grande calcamos alguna línea de referencia, como por ejemplo el pico del tejado para que los pájaros o el motivo elegido quede situado en su sitio exacto.


El motivo de papel que hemos vaciado lo usamos de plantilla en la tela que vayamos a aplicar. Si a este motivo a su vez hay que vaciarle otro lo hacemos, creo que las fotos se expresan mas claramente que yo.

 

Vamos dibujando y recortando dejando un margen pequeñito todo alrededor del motivo a aplicar.


Colocando los motivos en su lugar.


Una vez que comprobamos que todo cuadra perfectamente

 

comenzamos a doblar y marcar el dobladillo pasándo la uña




 
En los temibles picos de las estrellas nos detenemos, creo que las fotos muestran perfectamente como lo hago, no tiene porque ser la mejor manera pero es la que yo uso y me va bien.
Voy a intentar explicarlo lo mejor posible. Cogemos el borde sobrante por encima del pico y lo doblamos a ras del vértice.


 
Después doblamos ambos laterales hacia dentro y ya está, sigo diciendo que las imágenes se expresan mejor que yo.


Aquí podemos ver como nos queda una punta muy limpita y bien definida. Siempre que vamos doblando vamos pasando la uña, para mí es mas efectivo y menos pesado que la plancha ya que vamos marcando justo antes de aplicar.


 
En algunas piezas a aplicar por su forma, en este caso las alas, es aconsejable dar algún cortecito con las tijeras, acercandose pero sin llegar nunca a la marca dibujada.
Y ya está, colocamos el motivo con alfileres haciéndolo coincidir con el contorno de la tela de fondo, y de esta forma tan sencilla nos aseguramos que nuestras aplicaciones no queden bailadas, movidas, daleadas, ... etc


Aquí podéis ver la embergadura de este bloque que ya os mostré terminado en otra entrada anterior, está sobre mi mueble planchero y lo cubre completamente, es inmenso.
Y ya está, de la puntada invisible (en este caso no lo es, es rústica o, lo que es lo mismo, hecha para que se note) que se utiliza para aplicar hablaremos en otra ocasión.
Había muchas amigas preocupadas porque no tienen a su alcance materiales especiales para aplicaciones, este tutorial solo pretende demostrar que se puede aplicar con materiales cotidianos y económicos al alcance de cualquiera.
Espero sinceramente que os sirva.
Felices labores.